viernes, 21 de marzo de 2014

Vientos de soledad

 
Montiboli, Villajoyosa. Foto MEstrada

Vientos de soledad

Me despierta el aire,
me despierta el viento,
todas las mañanas
y a cada momento.

Oigo tus quejidos,
oigo tus lamentos,
oigo que estás sola,
sé que estás sufriendo.

Sin embargo el alma
donde está ese duelo,
se te esconde, muda,
en la voz de adentro.

Ésa no la oigo,
ésa no la siento,
ésa está callada
cuando sopla el viento.

En la sima honda
de tu amargo pecho,
se te muere toda,
se te va muriendo.

Y tus ojos lloran
como llora el viento,
sin saber si es malo,
sin saber si es bueno.

Que de nada vale
vaciar el pecho,
si se saca el agua,
si se deja el cieno.

Porque el aire pasa,
porque pasa el viento,
sin notar siquiera
lo que llevas dentro.

Y tus llantos callan
ese polvo extenso
que te pesa en barro
lo que en carne un muerto.

Si me miras, mira
con mirar entero;
en los ojos, alma,
en el alma, fuego.

Y si son tus labios
los que se hacen verbos,
lléname la boca
de huracán y truenos.

Que me da tristeza
resbalar del sueño
por el aire sólo,
sólo por el viento.

Saca de tu entraña
todo el sufrimiento;
sácalo con vida,
no lo ahogues dentro.

Sácalo a los ojos,
sácalo a los besos,
dámelo en abrazos
cuando me despierto.

Dámelo en temblores,
dámelo en anhelos,
quédate desnuda,
rásgate de velos.

Dame con la carne,
dame con los huesos,
con la voz más honda
de tus sentimientos.

Noches y mañanas
y a cada momento,
cuando sople el aire,
cuando gima el viento.

Del libro Vientos de soledad

Mariano Estrada www.mestrada.net Paisajes Literarios

4 comentarios:

  1. HERMOSO POEMA.VIENTOS DE SOLEDAD.ME TRAE RECUERDOS.

    ResponderEliminar
  2. El viento lleva mi aliento hacia lugares lejanos... Gracias, Marisol, un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Felicida "des" y recibas siempre POETA!!! Muchas gracias Mariano Estrada Vázquez por honrar y enriquecer la poesía con tu sensibilidad, con tus vivencias y con el ingente y fecundo trabajo que la has dedicado. Las flores y los besos para tu musa, para ti la pluma y los abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias, Antonio, por tu amabilidad y tus generosas palabras. La poesía es una novia exigente, ya que requiere que le dediques mucha atención y mucho tiempo. Yo se lo he dedicado y, tal vez por esta razón, ella me he recompensado con algunos poemas aceptables. Gracias tambiñen por tus muchos obsequios. Un abrazo

    ResponderEliminar