lunes, 21 de abril de 2014

Luna proyectada

Tomada de internet sin ánimo de lucro


Luna proyectada

Desde la noche te veo,
luna de amor, alunada,
con una luz rebosante
y, sin embargo, prestada.

Jamás te vi como ahora,
estrella, tan solitaria;
no vi jamás unos ojos
hundidos tanto en las lágrimas.

Luna de amor, luna llena,
luna lunática y clara:
¡Cómo te ahogan los llantos
de los amores que acaban!

¡Cómo te saben las tripas
a desazón y a resaca;
y a corazón desbravado
y a habitación desahuciada!

¡Qué bien conoces las penas
del que está solo en el alma,
desvencijado por dentro,
deshabitado en la casa!

Desde la noche te miro,
desde la noche y la nada;
y sólo tú, luna buena,
y sólo tú me acompañas.

Tengo la copa vacía,
tengo el ayuno en la entraña;
yo soy borracho de amores
y la abstinencia me mata.

Luna, lunar, lunarcito,
tú eres mi copa lejana;
yo te he llenado de versos,
que son de amor, en palabras.

Del libro Poeminos de amor  

Mariano Estrada www.mestrada.net Paisajes Literarios

4 comentarios:

  1. Querido amigo no me canso de leerte !! me encantan tus poemas

    ResponderEliminar
  2. Hola, Conchi: ¡qué bien! La verdad es que tus palabras me animan. Gracias y un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Muy hermoso tu poema, amigo! Un auténtico placer leerte! Me encantan esas referencias a la Luna, cómo la utilizas para hacer las analogías con el amor. Es verdaderamente exquisito! Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Días de soledad, altas horas de la noche, luna limpia y clara, sentimientos a flor de piel... En esa situación, ¿de que va a hablar un poema? Por cierto, esta complicidad con la luna la entienden muy bien las mujeres.
      Gracias por tus generosas palabras.
      Un abrazo

      Eliminar