viernes, 2 de mayo de 2014

El caballo



Tomada de internet sin ánimo de lucro
Ver PPS de Mar

El caballo

Yo tengo adentro un caballo
de incierta doma;
a veces suave y, a veces,
a veces loca.

Caballo manso, caballo,
caballo potro;
a mí me habita un caballo
que yo no monto.

Yo soy el agua que bebe,
su sed es de otro;
la carga ajena la aguanta,
conmigo es cojo.

Conmigo es cojo, si quiere,
y mudo y sordo;
un día condescendiente,
arisco el otro.

A mí me habita un caballo
que se desboca;
mis venas urgen galopes
de sangre a gotas.

A gotas tristes, a veces,
alegres otras;
que no se cansa la sangre
de ser tan roja.

Caballos todos son nubes
y algunos viento;
el mío llena un espacio
de crin y pelo.

Caballo tengo y es mío,
por él soy pienso;
mi sangre toda, mi sangre
lo lleva inmerso.

Caballo blanco, caballo,
caballo negro;
mordisco, coz y patada,
relincho y beso.

Yo tengo adentro un caballo
de mala monta,
que a veces corre y, a veces,
a veces trota.

Del libro Vientos de soledad

Mariano Estrada www.mestrada.net Paisajes Literarios

2 comentarios:

  1. A mi me encanta tu tropilla de caballlos,de pingos en mi pago,y me enorgullece por que la luces de un mismo pelo que para nuestra raíz argentina es inspiración del deber ,el palenque del SABER y del trabajo el gozo

    ResponderEliminar
  2. Inspiración del deber, palenque del saber y gozo del trabajo. Una trilogía magnífica, Natividad. Cuánto mejor nos iría si todos la pusiéramos en práctica. Gracias por este comentario tan jugoso. Mi caballo, que a veces es un potrillo desherrado, te desea un año nuevo completamente feliz. Un abrazo

    ResponderEliminar